¿Abro una tienda online?

Esta es la pregunta que todos los propietarios de comercios tanto minoristas como mayoristas se han planteado en los últimos tiempos. Abrir una tienda online se ha convertido en el objetivo de todos. El eCommerce es el canal de venta que más crece (según el INE un 18% el año pasado) y por eso todos pensamos que es un canal en el que debemos estar.

 

Ante esta pregunta obviamente no hay una respuesta sencilla, abrir una tienda online con posibilidades de éxito viene a ser tan fácil o difícil como abrir una tienda o negocio tradicional. Si abrimos una tienda tradicional mal ubicada, mal decorada y mal atendida nadie duda de que no tendrá oportunidades de éxito. Pues bien, en el mundo online pasa exactamente igual.

Salvo que vendamos un producto o servicio maravilloso que no ofrezca nadie más, tendremos que competir con muchos negocios online, maduros, bien implantados y rodados, igual que ocurre en los negocios tradicionales. Por tanto nuestra apuesta por la tienda online ha de ser una apuesta fuerte y profesional o lo único que haremos será gastar tiempo y dinero.

En cada sector del comercio, sea online o tradicional hay una oportunidad que es una combinación de varios factores y que es necesario conocer y analizar antes de abrir una tienda online:

  • Demanda del producto o servicio. Sin demanda real es imposible que una tienda de eCommerce sea rentable. En nuestro caso suponemos que este problema está resuelto pues nuestro negocio ya vende el producto o servicio por canales tradicionales y vive de ello.
  • Ventajas del comercio electrónico sobre el tradicional. Esta es una cuestión crucial, si nuestro cliente no ve ninguna ventaja a la hora de comprar online, no lo hará.
  • Logística. Si vendemos productos hay que valorar mucho los costes y tiempos de envío.
  • Otros: Alfabetización digital del cliente ‘target’, competencia online y tradicional, y un largo etcétera de factores específicos de cada sector que habrá que analizar caso por caso.

 

Entonces, ¿abro o no una tienda online?

En primer lugar asesórate por profesionales y analiza meticulosamente todos estos factores.

Estos son algunos aspectos a considerar:

  • ¿Qué valor aporta al usuario final? Si queremos que el cliente potencial confíe en nosotros el valor que le aporte nuestro eCommerce tiene que superar el muro de su desconfianza. Y no valdrá sólo con precio más bajo. Necesitas definir bien a qué tipo de cliente te diriges. Cada cliente es diferente, y valora aspectos diferentes. Siempre tienes que poder responder objetiva y claramente a la pregunta ¿por qué me van a comprar a mí?.
  • ¿Cuánto voy a tardar en hacer la tienda rentable? El plan de negocio que tendrás que elaborar antes de abrir una tienda online debe estar sustentado en pilares sólidos y preferiblemente conservadores. Huye de los planteamientos demasiado optimistas.
  • ¿Hay un nicho de mercado para mí? Esto te obligará a analizar bien tanto a tus mercados potenciales como a tus competidores. Son competidores no sólo los que venden lo mismo que tú, sino los que venden algo que cubra las mismas necesidades. Aunque suene a locura, puedes plantearte seriamente competir con Amazon (en realidad casi cualquier eCommerce compite con Amazon) pero siempre buscando aquéllos aspectos que Amazon no cubre bien.
  • ¿Tengo los recursos adecuados? Lo normal es que no dispongas de recursos tecnológicos, personal especializado ni tiempo para desarrollar el proyecto. Lo mejor es confiar en profesionales con experiencia y que conozcan las herramientas relacionadas con el marketing online y el eCommerce. Huye de planteamientos del tipo, “…bueno en ratos perdidos voy yo mismo creando mi tienda online …”. Salvo que seas un experto en (ecommerce, marketing online, posicionamiento, …) y tengas mucho tiempo no conseguirás más que frustración y pérdida de tiempo y dinero.Es ingenuo pensar que con esos planteamientos uno puede tener éxito en un mercado tan competitivo, exigente, tecnológico y cambiante como el comercio online.

 

Si superas estos filtros puedes estar en condiciones de tener éxito, lo cual no quiere decir que lo tengas. Abrir una tienda online, como cualquier otro negocio, es una apuesta que puede salir bien o no, porque es imposible tener controlados todos los factores que nos pueden llevar al éxito o al fracaso. Pero si eres empresario seguro que esta incertidumbre ya la tendrás bien asumida.

 

Lo que está claro es que el eCommerce no va a parar de crecer y mirar para otro lado puede poner en riesgo el futuro de nuestro negocio.

Comments are closed.